La actualidad de «Don Giovanni», en Aix-en-Provence

En el Théâtre de l’Archevêché, en Aix-en-Provence, se ve estos días una exposición dedicada a las distintas producciones de «Don Giovanni» presentadas en el festival. El título sirvió para inaugurar la primera edición, en 1949, con una innovadora escenificación que, lejos del espacio románticamente trágico y monumental que imponía la tradición germánica, proponía acercarse a un teatro de carácter más popular propio de la «Commedia d’arte».

Tras la producción firmada por Jean Meyer, con figurines y decorados de Cassandre y dirección musical de Hans Rosbaud, rodada durante veintidós años, se han visto otras cinco con matices muy reveladores sobre la forma de entender la singularidad moral del protagonista en la ópera de Da Ponte y Mozart. La continuidad tiene reflejo en la nueva propuesta estrenada en la edición de este año con dirección escénica de Jean-Francois Sivadier y musical de Jérémie Rhorer, responsables de una curiosa anfibología teatral.

Trabajo escénico
En lo que se refiere al trabajo escénico, el espacio está dominado por una gran plataforma central sobre la que es fácil adivinar la representación de la obra. Las bombillas de colores todavía apagadas, el vestuario modernamente desenfadado, varias mesas en derredor y la circulación de figurantes hace pensar en la celebración de una ceremonia. La inmediata muerte del comendador llevará el vestuario y la realización a una antigüedad de apariencia dieciochesca construida con ilusionismo teatral afín al sentido «buffo» original. El palacio del protagonista es apenas una cortina dorada, las desapariciones se resuelven con juegos de sábanas, buena parte de la iluminación sugiere la presencia de candilejas. En realidad, hay poco de novedoso en la idea y algo de tosquedad en la realización por la falta de definición de muchos personajes y trivialidad en el gesto.

Pero, sin duda, hay una intención. Ambigua y equidistante, pues en el plano moral entremezcla lo religioso y lo profano. La estatua del comendador se asemejará a los budas de Bāmiyān en Afganistan antes de que el espacio vacío en la pared del fondo se convierta en capilla de apariciones con su retahíla de velas. Sobre el muro se ha escrito previamente la palabra «Libertà» en un guiño de civil vindicación. La desnudez final del Don Giovanni recupera la iconografía más tópica de Jesucristo, si bien su epilepsia final es difícil de entender si no es por la aparición de un rayo justiciero que ponga sentido a su desalmada existencia. En definitiva: apenas cabe más moraleja que la cantada por todos al final de la obra: «la muerte del pecador siempre refleja su vida». La sensación es que la ambivalencia de los personajes y las múltiples lecturas que se pueden derivar del texto de partida han ahogado a Sivadier.

En ese espacio descomprometido y equívoco, toma especial relevancia la versión dirigida por el director musical Jérémie Rhorer creador del grupo instrumental Le Cercle de l’Harmonie. Con ellos llega el regusto a una sonoridad respetuosa como base de interpretación dominada por el cariño instrumental, el cuidado de los planos, la homogeneidad expresiva, la naturaleza atemperada del acento, y la justeza en la concertación: la bonhomía de un discurso complaciente.

La lentitud se hizo visible en muchas ocasiones, particularmente en el dúo «La ci darem la mano» y en el aria de Zerlina, «Batti, batti». En el primer caso ayudando al protagonista Philippe Sly quien anunció estar indispuesto y, en el segundo, facilitando el gusto sencillo de la soprano Julie Fuchs. Merece una mención particular Eleonora Burato por la sensatez al dibujar a Donna Anna, y Nahuel di Pierro, en otro extremo, por el retrato clemente y tenue de su Leporello. Los flecos son varios pero su actuación descafeinada puede servir de ejemplo prototípico para una producción que constata la dramática actualidad de una retórica en exceso tolerante.

Festival d’Aix-en-Provence
Da Ponte / Mozart: «Don Giovanni». Intérpretes: Philippe Sly (Don Giovanni), Nahuel di Pierro (Leporello), Eleonora Buratto (Donna Anna), Pavol Breslik (Don Ottavio), Isabel Leonard (Donna Elvira), Julie Fuchs (Zerlina), Krzysztof Baczyk (Masetto), David Leigh (Il Commendatore). Director de escena: Jean-François Sivadier. Director musical: Jérémie Rhorer. Lugar: Théâtre de l’Archevêché. Fecha: 8-VII

Read more

El festival de Almada, gran cita del mapa teatral europeo

Treinta y cuatro ediciones ha cumplido el Festival de Teatro de Almada desde que en 1984 lo fundó Joaquim Benite, entusiasta e imaginativo hombre de teatro fallecido en 2012 y cuyo nombre lleva el teatro municipal de la localidad, centro neurálgico de un certamen que se ha consolidado como una de las citas más destacadas del mapa teatral europeo. Desde la orilla sur del Tajo, Almada se asoma al perfil populoso de Lisboa, la espléndida ciudad blanca que se extiende al otro lado del estuario como una minuciosa y bella maqueta colocada con mimo por un demiurgo con caprichos de urbanista fantasioso.

Un total de veintisiete espectáculos de teatro componen la programación de este año, complementada por cuatro propuestas de animación de calle y diversas actuaciones musicales. Compañías procedentes de Francia, Noruega, Bélgica, Argentina, Rumania, Inglaterra, Israel, Italia, Suiza y España, además de trece agrupaciones portuguesas, presentan sus trabajos del 4 al 18 de este mes. El festival tiene un presupuesto de 820.000 euros de diversas procedencias institucionales, una cantidad insuficiente para su director, Rodrigo Francisco, quien, según han recogido varios medios portugueses, ha subrayado que el Estado realiza hoy, a través del Gobierno, la misma aportación que hace veinte años.

«A morte do Principe»En esta edición, el Festival de Almada rinde homenaje al gran artista plástico, escenógrafo y figurinista portugués António Lagarto con una exposición en la que pueden verse algunos de sus preciosos diseños para «Edipo rey», «Inés de Castro», «Romeo y Julieta», «Medea» y «Noche de Reyes», entre otras obras, y una instalación muy bella, «Los jardines de Narciso», compuesta por una extensión rectangular de piedrecitas blancas en uno de cuyos extremos un neón amarillo suspendido se refleja en un espejo negro; ambas pueden verse en las dependencias de la Escuela António da Costa, otro de los escenarios del certamen. Horas antes de la inauguración el pasado día 4, pude saludar a Lagarto, que allí estaba, sonriente y acogedor, recogiendo cuidadosamente él mismo, con su homenaje y su prestigio a cuestas y con total naturalidad, alguna colilla y otras impurezas que mancillaban la blancura de su propuesta artística. En fechas posteriores, al término de la función que toca cada día, nunca faltan espectadores que pisotean indiferentes el níveo jardín de Narciso. Si los viera António Lagarto…

En los últimos días, he podido ver espectáculos de muy diversa catadura, alcance y condición. Abrió el festival «Bigre – mélo burlesque», del autor, actor y director Pierre Guillois, que ha coescrito el texto junto a sus tres compadres de la compañía Le fils du gran réseau, también intérpretes del montaje, Aghate L’Huillier y Olivier Martin-Salvan. Es un espectáculo con ecos del humor gestual del gran Jacques Tati reinterpretado en clave catastrófica y escatológica, con momentos tiernos, disparatados y desopilantes; una especie de pulso entre el Gordo y el Flaco con un tercer vértice ocupado por la chica que ambos desean. Los tres viven en pequeñas buhardillas contiguas, lo que propicia, roces y frotes, disputas, rutinas vitales enfrentadas, hecatombes domésticas y una catarata de carcajadas, todo muy bien resuelto técnicamente.

«Hedda Gabler»- ABC
De tono mucho más austero es la «Hedda Gabler» presentada por el noruego Visjoner Teater y dirigida artísticamente, concebida y protagonizada por Juni Dahr, adaptadora del texto junto a Tonje Gotschalksen, que también lo ha codirigido con la colaboración de los actores. El espectáculo, que se ha representado en Irán con las cabezas de los personajes femeninos convenientemente cubiertas según las normas islámicas, ya estuvo en el Festival de Almada el año pasado y ha vuelto en esta edición por votación popular. Los intérpretes abordan la obra de su paisano Henrik Ibsen con rigor metodista y contenida pero expresiva naturalidad en una propuesta de hora y media que ajusta muy bien las líneas de tensión de la pieza y deja claros los motivos de los personajes. Bien es verdad que el escenario ayuda lo suyo, pues se ha representado –a las tres de la tarde, una hora insólita para un espectador español, pero al parecer habitual en latitudes septentrionales y otras zonas del ámbito europeo– en una sala del centro de arte contemporáneo Casa da Cerca en la que caben unos setenta espectadores, de tal forma que uno parece hallarse en el salón de la recién estrenada casa de los Tesman y cuando se abren las puertas que dan a un amplio espacio exterior con vistas al Tajo y uno de los personajes habla de un fiordo noruego, la alusión resulta totalmente plausible. Dahr, respetada creadora que encarna a una Hedda de elegancia distante y notable empaque, ofrece varias clases magistrales de interpretación en la Casa da Cerca, dentro de la sección «O sentido dos mestres».

Montaje redondo el de «Historia del cerco de Lisboa», al que ya me he referido en ABC. La adaptación realizada por el español José Gabriel Antuñano de la novela de José Saramago era un reto complicado, pues el texto original no tiene diálogos y no parece tarea menor ahormarlo en una estructura escénica, pero el resultado bien merece la pena. Es un espectáculo rebosante de fina ironía, que indaga en las relaciones entre realidad y ficción, cuestiona las convenciones históricas comúnmente aceptadas y recoge una hermosa y divertida historia de amor. La puesta en escena de otro español, Ignacio García, es espléndida, ayudada por la escenografía cómplice de José Manuel Castanheira y los estupendos intérpretes de las cuatro compañías portuguesas aliadas en la producción –Teatro de Almada, Teatro de Braga, Teatro del Algarve y Teatro dos Aloés– que realizan un gran trabajo, encabezados por Luís Vicente, Elsa Valentim y Jorge Silva, encargado de encarnar sobre el escenario al mismísimo Saramago. Fue una función muy aplaudida por el público que llenaba el Teatro Joaquim Benite.

«La pierna izquierda de Tchakovski»- ABC
Total cambio de registro con «Operários», espectáculo performativo –ya sé que es una palabra no aceptada por la RAE, pero no se me ocurre otra que lo defina más cabalmente– de Miguel Moreira y Romeu Luna, de la Asociación Cultural Útero, fundada hace veinte años precisamente en Almada y habitual presencia en el festival a finales de los años 90, antes del despegue internacional de su trayectoria. Para conmemorar ese vigésimo aniversario, Moreira y Luna establecen un paralelo entre los «trabajadores que diariamente luchan por la vida y la dignidad de su vida» y «los artistas que intentan ocupar el vacío, dando un significado al mundo», y utilizan mucha agua y la maqueta de un barco para evocar los astilleros de Lisnave. El resultado es una propuesta tan rara como fascinante, tenebrosa y de espesa atmósfera religioso-ritual en algunos momentos, y luminosa y hasta humorística en otros en los que el pequeño escenario del Teatro-Estudio António Assuncão es inundado en una suerte de naumaquia. Una propuesta de teatro-danza en la que tienen cabida los desnudos y la música de Prokofiev, la repetición espasmódica de movimientos y el humo denso y fantasmal, las presencias inquietantes que parecen surgidas de las profundidades marinas y el fado, las alusiones a la identidad nacional portuguesa y el recitado de un único texto, extraído del «Heliogábalo» de Antonin Artaud.

«Moçambique», escrito, dirigido e interpretado por Jorge Andrade al frente de su grupo mala voadora (maleta voladora), bucea en su memoria personal y la imbrica en una ficción que se asoma a la historia reciente de la ex colonia portuguesa desde 1974, un año antes de su independencia, hasta hoy. La guerra civil, las interminables conversaciones de paz sucesivamente pospuestas en el escenario de las tensiones entre las grandes potencias, las penurias económicas y el sufrimiento de los seres humanos inmersos en una difícil situación integran una lectura política y vital teñida de sarcasmo y humor –son deliciosas las evocaciones de las campañas publicitarias internacionales del tomate triturado– y empaquetada a todo ritmo con frenéticas coreografías y un colorido vestuario de rabiosa inspiración africana. Este espectáculo, elegido el mejor del año pasado por la Sociedad Portuguesa de Autores, explota una descarada naturalidad metateatral y un optimismo a prueba de bombas, impulsado por la entrega de los intérpretes multirraciales.

«Bovary»- ABC
El autor y director portugués Tiago Rodrigues, una de las más interesantes personalidades teatrales europeas actuales, está presente en el Festival de Almada por partida doble con «Bovary» y «La pierna izquierda de Tchaikovski». La primera es una inteligente deconstrucción de la novela de Gustave Flaubert que, con dirección del propio Rodrigues, ha presentado en el lisboeta Teatro Nacional D. Maria II la compañía francesa del Théâtre de la Bastille en coproducción con la mencionada institución teatral lusa, de la que es responsable el dramaturgo. El proceso sufrido por el escritor, acusado de un delito contra la moral pública a raíz de la publicación por entregas de algunos capítulos de la obra en un diario, da pie al desarrollo del argumento de la novela, a explicitar los motivos adúlteros de Emma Bovary casi impelida en la función por la sosería de un marido bobalicón y, sobre todo, a una pugna entre moral y literatura, leyes y libertad de expresión artística. Rodrigues sirve su pieza con mañas posdramáticas y aliños humorísticos en una puesta en escena ligera y espaciosa, aunque no evita que en las larguísimas dos horas y media de representación pesen lo suyo las reiteraciones y la incontenible verbosidad. La Asociación Profesional de Críticos de Teatro, Música y Danza otorgó el año pasado a «Bovary» el premio a la Mejor Creación en Lengua Francesa.

«La pierna izquierda de Tchaikovski», también con texto y dirección de Rodrigues, es una delicada pieza para bailarina y piano en la que se repasan los miedos y dudas que acosan a una primera figura del ballet en el momento del adiós. El autor ha utilizado los testimonios de la intérprete de la obra, la bailarina francesa Barbara Hruskova, para elaborar un rico monólogo impregnado de valiente ironía, en el que la que fuera estrella del Royal Ballet de Flandes y la portuguesa Companhia Nacional de Bailado (CNB) desvela las emociones que inundaron su corazón cuando hace tres años puso punto y final a su carrera. Hruskova, muy expresiva y estupenda de presencia y compostura dramática, evoca el sentimiento de plenitud que experimenta con la danza, pero también el rosario de luxaciones, fracturas, dolores y espasmos musculares asociados a momentos de su vida y a piezas de ballet. «Cuando bailo –afirma– todo parece un sueño más, pero como tengo dolores, sé que es real». Así que baila, calzada solo con la zapatilla del pie derecho –la pierna diestra es su pierna buena, explica– y habla de sus imperfecciones y debilidades, de cómo se relaciona en francés con cada parte de su cuerpo, desvela que mantiene una relación magnífica con sus pies y confiesa que su imagen de la perfección es la bailarina Natalia Makarova, un ser, dice, de otro planeta. A su lado, el pianista Mário Laginha interpreta una partitura original mezclada con referencias a varios de los compositores que marcaron la trayectoria de Hruskova, como Prokofiev y, naturalmente, Tchaikovski. Este emocionante, ajustado y sensible espectáculo es la contribución del Festival de Almada al cuadragésimo aniversario de la CNB.

«Bigre mélo burlesque»- ABC
Llegada la hora de hacer las maletas para regresar a Madrid cuando el certamen almadense se dispone a atravesar el ecuador de esta 34ª edición, ondean en la programación algunas citas a priori muy interesantes, como, entre otras, «Svaboda», una creación colectiva argentina con dramaturgia y dirección de Bernardo Cappa; «Karl Valentin Kabarett», aproximación a la obra y modos del creador muniqués a cargo del Teatro do Eléctrico, con puesta en escena de Ricardo Neves-Neves; «Ricardo III está prohibido», de Matej Visniec, dirigida por Razvan Muresan, al frente del rumano Teatro Nacional de Cluj-Napoca; «Moeder», propuesta de la compañía belga Peeping Tom que, con dirección de Gabriela Carrizo, mezcla teatro, danza y cine; «Golem», primoroso collage escénico de la británica Suzanne Andrade que presenta la compañía 1927; «Por nascer uma puta não acaba a Primavera», espectáculo dirigido por Alexandre Tavares y Anouschka Freitas e inspirado en «Memoria de mis putas tristes» de Gabriel García Márquez; «A morte do príncipe», un montaje de Ricardo Boléo que amalgama textos de Fernando Pessoa, Heiner Müller y William Shakespeare; «Vangelo», un grito de amor fraternal encauzado por el italiano Pippo Delbono con su compañía; «Une île flotante», vodevil existencial del suizo Christoph Marthaler a partir de una obra de Eugène Labiche, en un montaje del Théâtre de Vidy-Lausanne, y «Sueño de una noche de verano», dramaturgia de Marco Layera sobre la pieza de Shakespeare, con escenificación de Marta Pazos, a cargo de la compañía Voadora, de Santiago de Compostela, que cierra el festival. Y esto es todo, amigos.

Read more

España pide que el galeón San José «sea tratado como patrimonio cultural», no como tesoro

Por fin el Gobierno español reacciona ante el anuncio realizado por el presidente colombiano Juan Manuel Santos relativo a que un inversor privado, cuyo nombre no se ha desvelado, aportará financiación y tecnología para la excavación del gelaón San José, hundido cerca de la isla de Barú, en Cartagena de Indias, en 1708. El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, ha recalcado que el galeón era una «nave de Estado» y sus restos «deben ser tratados como lo que son: parte del patrimonio subacuático», informa Efe.

Santos mantiene a España alejada de todo lo relativo a este proyecto, a pesar de los vículos históricos evidentes y a las buenas relaciones entre ambos países. Al parecer, la prevención ante la posibilidad de que España reclame el oro que transportaba el galeón ha movido al presidente colombiano a impedir a España plantear medidas de cooperación científica o cultural. Por otro lado, la posibilidad de que el Gobierno de Santos autorice la venta de parte de la carga -como permite la Ley de Patrimonio colombiano aprobada ex profeso para este caso- es un impedimento mayor, debido a que las leyes en España prohíben la venta de piezas del patrimonio.

Después de todo ello, Dastis ha manifestado que el Gobierno español «está hablando con Colombia» sobre esta cuestión. A preguntas de los periodistas en la rueda de prensa que ha ofrecido en la sede de Casa África con motivo del décimo aniversario de esta institución de diplomacia pública, Dastis ha subrayado que el San José «es un pecio de una nave de Estado que tiene inmunidad soberana y la condición de tumba subacuática».

Respecto a su rescate, el ministro español ha insistido en la necesidad de asegurar la conservación de este patrimonio cultural, como marca la ley. En diciembre de 2015, los mejores especialistas del mundo pidieron en ABC que Colombia no venda la carga que llevaba al naufragar en 1708.

Juan Manuel Santos dio a conocer el hallazgo del galeón en diciembre de 2015, días después de una visita de Estado a España en la que no comentó el hecho con nadie. La sorpresa del anuncio dio lugar a conversaciones infructuosas que han desembocado en un desencuentro total entre ambos países al respecto del rescate de este buque histórico. La diplomacia no ha logrado aún tender puentes sólidos que permitan una cooperación científica y la confianza entre dos Estados amigos para trabajar juntos.

Read more

Cultura y las comunidades autónomas crean un grupo de trabajo para abordar la reventa de entradas en internet

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte y las comunidades autónomas han creado un grupo de trabajo para definir las medidas necesarias para abordar la reventa masiva de entradas en Internet para espectáculos culturales y deportivos, tal y como ha anunciado en rueda de prensa el titular de este departamento, Íñigo Méndez de Vigo, durante la rueda de prensa posterior a la XXV Conferencia Sectorial de Cultura, celebrada este lunes 10 de julio en el Museo del Prado.

Este grupo, que nace tras la comisión de estudios en la que han participado otros departamentos ministeriales, como Justicia, Industria y Sanidad, ha presentado un plan que incluye, entre otros puntos, acciones como consultas públicas o estudios específicos y la colaboración conjunta entre los departamentos competentes.

Méndez de Vigo ha señalado que durante esta reunión se ha escuchado a la representante cultural de Cantabria, donde el pasado mes de abril se aprobó una ley que incide en esta materia y que este grupo examinará «con mucho interés».

Aunque Méndez de Vigo ha manifestado que la reventa de entradas es un asunto importante, ha indicado que «no hay un plazo» para llevarlo a cabo y espera que pronto se encuentren soluciones. Asimismo, ha señalado que la Administración General del Estado ya está trabajando en esta materia. «La revolución tecnológica va siempre por delante de la legislativa», ha señalado el ministro, quien cree que es bueno ser conscientes de la necesidad de regular la reventa porque supone un «obstáculo» para que el ciudadano acceda a los conciertos.

La reventa de entradas, falta grave
La directora general de Cultura de la comunidad autónoma de Cantabria, Marina Bolado, ha explicado en declaraciones a los medios que esta ley considera falta grave la reventa de entradas masiva y con carácter lucrativo, para lo que la norma contempla sanciones de entre 601 y 30.000 euros.

En palabras de Bolado, esta norma pretende evitar la reventa masiva y entre los requisitos que exige el texto aprobado en abril se encuentra la obligación de registrar en la entrada el número de aforo de ese concierto, así como el precio, la hora del evento y el nombre de los organizadores. Aún no han aplicado ninguna sanción y de momento se está informando sobre esta norma.

Respecto a la persecución de estas acciones ilícitas en distintos foros de Internet, la directora de Cultura de Cantabria ha señalado que se trata de un asunto «más complejo» en el que están trabajando con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

La bajada del IVA en espectáculos en directo; las ayudas concretas en cuestiones relativas a la movilidad; el éxito de la retransmisión de la ópera en «streaming» de Madama Butterfly; o la petición de un grupo de trabajo sobre gestión cultural así como relativas al mundo rural son otros de los temas que se han abordado.

Asimismo, el ministro ha destacado el buen momento de la cultura en España, con «alzas muy notables» en 2017: un aumento del nueve por ciento en las visitas a museos; un cinco por ciento en cine; y del nueve por ciento en artes escénicas; así como del turismo, que supone entre el 12% y el 13% del PIB.

Read more

Con toros tan deslucidos, ni los banderilleros

Sexto toro

Escribano vuelve a la puerta de chiqueros. Susto cuando el toro se le viene y tiene que echar cuerpo a tierra con este Flamante, de 610 kilos. Arriesga en banderillas y derrocha voluntad en la muleta, pero el toro tampoco vale nada. Mala, deslucida y descastada corrida de Fuente Ymbro. Dos pinchazos y estocada. Silencio.

Quinto toro

Sale el quinto, Oficial, número 98, cataño claro, de 560 kilos. El Fandi le da la bienvenida con cuatro largas de rodillas, verónicas y una media. En el quite por zapopinas, el toro le prende de horrible manera por la barriga; por fortuna, todo queda en un susto. Clamor en banderillas, con un Fandi todopoderoso que pone al público en pie en su manera de parar al toro. Echa las dos rodillas por tierra en el inicio de faena y sigue sobre la derecha con oficio. Este toro también es deslucido, tónica de la mala corrida de esta tarde de Fuente Ymbro. Con ganas siempre, lo intenta también sobre la zurda. Muy por encima el granadino de este Oficial. Se desplanta de rodillas, recurre a los molinetes para caldear el ambiente. Acaba de hinojos, acariciando el pitón del toro. Deja un pinchazo hondo en buen sitio y cae el toro, pero lo levanta el puntillero y se enfría el ambiente. Tiene que recurrir al descabello, con tres golpes de verduguillo, y pierde la oreja. Saludos.

Cuarto toro

Ya está el cuarto en el ruedo. Se llama Pardillo y pesa 570 kilos. El toro no quiere caballo y no apunta cosas buenas. Padilla deja el tercio de banderillas en manos de sus hombres de plata. El toro es muy deslucido y el jerezano lo intenta con voluntad pero sin mucho convencimiento. No remonta la corrida de Fuente Ymbro, falta de casta y sin clase. Pinchazo y estocada corta. Silencio.

Tercer toro

Manuel Escribano se marcha a chiqueros a recibir al tercer fuenteymbro, Zorrero, número 191, negro, de 515 kilos. Intercala verónicas y chicuelinas, con una media de rodilla. Susto tremendo cuando al colocarlo en el caballo pisa el capote y pierde pie, por fortuna, el toro no hace por él. Se luce luego en un quite y comparte banderillas con Padilla (que casi sufre un pitonazo) y Fandi. El torero “titular” arriega en un par al quiebro por los adentros. Brinda luego a los pastores del encierro. Desata las mayores ovaciones en el vibrante prólogo con pases del péndulo y uno del desdén mirando al tendido. Sigue sobre la derecha. Este animal, sin andar sobrado de fondo, tiene más calidad y nobleza que sus hermanos anteriores. Se templa en unos naturales Escribano e intercala algún derechazo mirando al tendido. Se desplanta rodilla en tierras y sigue sobre la derecha, muy jaleado por las peñas hasta el abaniqueo final. Pierde el premio con la espada. Dos pinchazos y se echa el toro. Saludos.

Segundo toro

Sale el segundo, Perdigón, de 560 kilos, con dos tremendas perchas, al que El Fandi da una larga cambiada en el saludo. Ya de pie, dibuja dos verónicas y una sentida media. Muy fácil en las chicuelinas y su manera de colocarlo en el caballo. Fandila comparte también tercio de rehiletes con sus compañeros, más deslucido que el anterior. El granadino brinda al público. El toro se vence por el pitón derecho. Y también por el izquierdo. Se orienta mucho y El Fandi opta por abreviar. Estocada corta tendida. Silencio.

Primer toro

Sale el primero, Soplón, que se parte el pitón en el remate contra el burladero. Asoma el pañuelo verde. Sale un sobrero de la misma ganadería, Señorío de nombre, castaño, de 600 kilos. Padilla lo saluda con una larga cambiada de rodillas. El Fandi aprovecha su turno de quites con unas navarras. Padilla comparte tercio de banderillas con sus compañeros. Clamor en los tendidos. El toro presenta dificultades, gazapóny con peligro, y Padilla abrevia. Mata de media estocada y dos descabellos. Silencio.

Paseíllo

Con llenazo en los tendidos, hacen el paseíllo Padilla, de azul cielo y oro; El Fandi, de azul noche y oro; y Escribano, de berenjena y azabache.

Sorteo

Los astados de Ricardo Gallardo fueron sorteados y ya aguardan su salida en chiqueros. Sus pesos oscilan entre los 515 y los 610 kilos.

Toros de Fuente Ymbro por las calles de Pamplona- Efe

Encierro

Los toros de Fuente Ymbro protagonizaron esta mañana una rápido encierro, que se ha saldado sin heridos por asta de toro. Dos corredores han sido trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra.

Cartel ¡Buenas tardes! Sexta corrida de San Fermín. En el cartel, Juan José Padilla, El Fandi y Manuel Escribano con toros de Fuente Ymbro.

Sigue pesando el dramático percance de Pablo Saugar y la larga espera del parte, más allá de la duración de la corrida completa. La saga de los Pirri nació junto al matadero (igual que los Vázquez, en Sevilla): su mote vino de «Pirracas», «pequeño» (los actuales no lo son). He aplaudido a Emilio, Félix, el Pali, Pablo, Víctor Hugo, David… El Pali socorrió a El Yiyo; Pablo, a Víctor Barrio. Que se mejore muy pronto.

Los toros de Fuente Ymbro, muy armados, dan un juego decepcionante. Parece imposible que tres diestros banderilleros, de tanto gancho popular, no logren brillar, a pesar de su entrega. Sin toros encastados, no hay nada que hacer.

En Pamplona nació la bandera pirata de Padilla, más ídolo, aquí, que en ningún sitio. En el primer choque contra el burladero, se desgracia el imponente primero. Recibe con una larga de rodillas al sobrero, que galopa en banderillas pero, en la muleta, es probón y gazapón. Corta Padilla la faena, mata pronto. Mansea el tercero en varas, banderillean con dificultad los peones. Lidia con oficio pero el toro embiste sin ningún celo y no se produce el esperado clamor popular. Padilla, en Pamplona, sin cánticos triunfales: parece mentira…

El Fandi, prendido en un quite por zapopinas- Efe
En el segundo, abierto de pitones, de nombre trágico, «Perdigón» (como «el torillo traicionero» de la copla, el miura que mató a El Espartero), El Fandi se luce en el capote pero el toro saca genio en la muleta, pega arreones y el diestro se limita a matarlo pronto y bien. Cuatro largas de rodillas le pega al veleto quinto, que le engancha, en el intento de zapopinas; se desquita en las banderillas, acaba parando al toro con la mano en el testuz. Cita de rodillas pero la res también claudica. Le busca las vueltas, con entrega y oficio, a un toro que ha embestido muy poco.

Aguanta a portagayola Escribano en el tercero; pasa un momento de apuro al perder pie, en la cara del toro. Saliendo del estribo, arriesga al quebrar, en tablas. Brinda a los pastores del encierro, con los que ha corrido, por la mañana. El toro, el único noble pero justo de fuerzas, le permite lucirse en muletazos cambiados y suaves naturales. Una faena larga, vistosa y variada: pierde el trofeo por la espada. Vuelve a irse a portagayola y ha de salvarse, tirándose a la arena, en el sexto, alto y largo, que levanta en vilo al caballo. Brilla Escribano en el quiebro al violín; muletea, voluntarioso, pero el toro no dice nada y se le queda debajo: no cabe lucimiento. Final triste para una corrida demasiado gris, por culpa de los toros.

Manuel Escribano, en un momento de apuro- Efe
Las reses que se lidian en Pamplona son muy serias, con muchos pitones; desgraciadamente, este año, está fallando la casta, el motor, lo que de verdad importa. Salvo tres de Escolar, los demás están provocando el aburrimiento de un público que parece imposible que se aburra.

Posdata.
En la muerte de la bellísima Paquita Rico, recuerdo que tenían tema taurino sus dos primeras películas, «Brindis a Manolete» y «Olé, torero». En esta última, con mantilla, en un coche de caballos, canta a un torero, «Ay, Cartujano»: «¡Qué maravilla, le roza la taleguilla! / Y, entre ovaciones, se mete por los pitones. / Y hay en la Plaza un clamor / que luego enciende un ¡olé!/ al ver sin vía rozar al burel por el volapié». Estuvo casada con Juan de la Palma, hermano de Antonio Ordóñez.

Padilla, en un pase de pecho- Efe
FICHA
PLAZA DE TOROS DE PAMPLONA. Lunes, 10 de julio de 2017. Sexta corrida de Feria. Lleno. Toros de la ganadería de Fuente Ymbro (incluido 1º bis -el titular se partió un pitón-), serios, con pitones, pero muy deslucidos, descastados y con dificultades.

JUAN JOSÉ PADILLA, de purísima y oro. Media estocada y dos descabellos (silencio). En el cuarto, pinchazo y estocada corta (silencio).

DAVID FANDILA «EL FANDI», de pizarra y oro. Estocada (silencio). En el quinto, pinchazo hondo y tres descabellos. Aviso (saludos).

MANUEL ESCRIBANO, de nazareno y azabache. Dos pinchazos y el toro se echa. Aviso (saludos). En el sexto, dos pinchazos y estocada (silencio).

Read more

La supuesta hija de Dalí se someterá mañana a pruebas de ADN

Pilar Abel, la mujer que litiga para que se reconozca que es hija de Salvador Dalí
, se someterá mañana en Madrid a la extracción de muestras que permitan establecer si su ADN es el mismo que el de quienes figuran como sus padres biológicos, ha informado hoy a EFE su abogado, Enrique Blánquez.

La magistrada María del Mar Crespo, del juzgado número 11 de los de Primera Instancia de Madrid, firmó el pasado 26 de junio un auto por el que se ordena la exhumación del cadáver embalsamado de Dalí (1904-1989) y que Abel se haga las pruebas de ADN en el Instituto de Toxicología.

La Fundación Gala-Dalí presentó el pasado 29 de junio recurso al auto judicial, con el respaldo del despacho de abogados Roca Junyent en coordinación con la Abogacía del Estado, ya que la demanda de paternidad se dirige también contra el ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas como herederos legales del pintor.

El abogado de Abel ha indicado a EFE que la Fundación ha propuesto a la jueza que se proceda, antes de continuar con el proceso de exhumación, a analizar el ADN del hermano de Abel, lo que, al compararlos, determinaría si son descendientes del mismo padre.

La juez podría resolver en ese sentido antes de que continúe adelante la exhumación del cuerpo de Dalí, sepultado en el Teatro-Museo Dalí de Figueres tras su fallecimiento el 23 de enero de 1989.

Abel (Figueres, Girona, 1956) está convencida de que su padre era el pintor de Cadaqués y asegura que ya se ha sometido a dos pruebas de paternidad, de la que no han trascendido los resultados a pesar de que se hicieron hace diez años.

La primera fue en un laboratorio de San Sebastián de los Reyes (Madrid) a partir de restos de piel y cabellos del artista adheridos a una máscara de yeso mortuoria, y la segunda en París «en el despacho de Robert Descharnes», colaborador y biógrafo de Dalí.

Read more

Descubren un libro ilustrado inédito del autor de «Donde viven los monstruos»

Escondido en lo más profundo de los archivos de la casa de Maurice Sendak en Connecticut estaba el tesoro. Y, cinco años después de la muerte del autor de «Donde viven los monstruos», ha visto la luz gracias a Lynn Caponera, la presidenta de la fundación del escritor, así como su asistente y vieja amiga.

«Presto y Zesto en Limboland» es el título del manuscrito mecanografiado e ilustrado junto con su colaborador Arthur Yorinks. Fue creado por Sendak para acompañar la interpretación de la Orquesta Sinfónica de Londres de «Říkadla» en 1990, una composición de Leoš Janáček de 1927 que musicalizada las tradicionales nanas checas.

Caponera envió un correo electrónico con imágenes del editor de siempre de Sendak, Michael di Capua, y el libro llegará a las librerías en otoño del año que viene, una publicación póstuma de uno de los autores de libros ilustrados más influyentes de los últimos cincuenta años.

«Presto y Zesto in Limboland» es una de las tres colaboraciones que llevaron a cabo Sendak y Yorinks a lo largo de quince años. Las otras dos fueron «El Gigante de Miami» (1995) y «¿Mamá?» (2006), ambos editados también por Di Capua.

El título de la obra es un guiño que se hacen ambos autores. El propio Yorinks contaba a Publishers Weekley que Presto y Zesto eran los apodos que se pusieron entre los dos. Además, rememoraba: «Cuando vi las ilustraciones que Sendak había hecho pensé que era una lástima que fueran a verse una sola vez». Di Capua pensó lo mismo, pero la dificultad de traducir las rimas checas paró el proyecto de convertirlo en un libro.

Siete años después, la violinista Mindori le pidió a Sendak las ilustraciones para una pieza sinfónica para recaudar fondos para los programas musicales educativos destinados a niños con riesgo de exclusión social que organizaba su fundación. De nuevo, recuperaron el plan y pensaron en una narración para esos diz dibujos. «La historia se volvió un homenaje a nuestra propia amistad, así que le pusismos a los protagonistas nuestros apodos», relataba Yorinks en la citada publicación.

A pesar de estar finalizado, nunca llegó a publicarse porque ambos se enfrascaron en otros proyectos. Décadas después, Yorinks explicaba lo que sintió con su redescubrimiento: «Los recuerdos de cuando lo escribimos surgieron de forma maravillosa. Siempre teníamos mucha risa para esos chicos deprimidos».

Read more